Hace unos meses que empecé a fumar, resulta que al hacer terapia a otras personas canalizaba demasiada energía y tenía que bajarla después de cada sesión, se convirtió en vicio y me voy a quitar ya este vicio.

A lo que vamos, hoy iba corriendo y notaba fuego en mis encías y en mi garganta, literalmente, fuego. A medida que pasaban los minutos iba notando como el fuego seguía intentando quemarme las encías y la garganta, por suerte, no ha llegado al punto de quemado, aún queda mucha mucosa protectora y voy a aprovechar para retirarme victorioso.

Lo que me ha fascinado ha sido como al llegar al final de mi sesión de running el fuego de las encías y de la garganta había desaparecido completamente. 

Hacer deporte, tener sexo, o fumar tabaco son cosa de marte y si gestionas marte por un lado no tienes que gestionarlo por otro. El fuego del deporte se ha comido el fuego residual del tabaco.

Fumadores, haced más deporte y fumad menos, eventualmente dejaréis el tabaco por completo.

Solo tenéis un exceso… de marte.

Un saludo!

 

Por | 2018-07-29T17:50:04+00:00 julio 29th, 2018|Arquetipos|Sin comentarios

About the autor:

Soy Manuel Riquelme Tejero. Astrólogo Evolutivo Conductual. Esencias Florales y Pautas Conductuales. Consultas Astrológicas Profesionales para la vida. 3 años de experiencias en el sector. Consultas Online desde cualquier parte del mundo.

Deja tu comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.